¿Por qué mi pelo está crujiente cuando se seca (y en las puntas)?

¿Por qué mi pelo está crujiente? Por desgracia, es una pregunta habitual que recibimos. ¿Tu pelo se siente más como paja que como seda? El pelo rígido y seco puede arruinar tu look y hacer que el peinado sea una lucha. Si buscas formas de combatir el crujido, ¡tenemos todas las respuestas que has estado buscando!

Esta mujer observa su cabello sentada delante del espejo del tocador.

En este artículo, veremos algunas de las razones más comunes por las que tu pelo está crujiente y te daremos todas las herramientas que necesitas para recuperar tu melena suave y brillante.

¿Por qué tengo el pelo crujiente?

Puede haber múltiples culpables detrás del crujido, y a continuación nos ocuparemos de todos ellos. Una vez que descubras por qué tu pelo está crujiente, tendrás una mejor idea de lo que debes hacer para remediarlo. ¡Vamos a ello!

Te lavas el pelo con agua dura

¿Vives en España? Es muy probable que tengas agua dura en tu casa. El agua dura, o el agua que tiene un alto contenido de minerales disueltos, crea una película persistente en tu pelo. La acumulación impide que el agua penetre en tus mechones y da lugar a un pelo seco y crujiente que se enreda fácilmente.

Usas los productos equivocados

Los productos que tienen mucha fijación, como la laca y la gomina, pueden dejar tus mechones crujientes al secarse. Además, muchos de ellos contienen ingredientes agresivos que resecan las hebras. El uso excesivo de estos productos dejará tu pelo reseco, incluso después de haber lavado todo el producto.

Usas demasiada proteína

Si utilizas muchos productos capilares ricos en proteínas, podría estar causando una sobrecarga de proteínas. Cuando los niveles de proteína de tu cabello son demasiado altos, dejarán tus mechones crujientes y quebradizos.

Un cabello sano se basa en el equilibrio, así que si no combinas tus productos ricos en proteínas con muchos productos hidratantes, puede ser la causa de tu cabello crujiente.

Tienes acumulación de productos

Algunos productos capilares contienen ingredientes que cubren las hebras con una capa protectora. Aunque esto puede ser útil, también puede impedir que el agua penetre en tu cabello.

Para complicar aún más las cosas, muchos de estos ingredientes que crean películas no se eliminan con un champú normal. Como el agua no puede llegar a tus mechones, los verás progresivamente más secos con el paso del tiempo.

Tu pelo está dañado

El pelo dañado tiene la cutícula levantada con muchos huecos y agujeros a lo largo de la superficie. Aunque los agujeros facilitan la absorción de agua por parte del cabello, las hebras no podrán retenerla.

Como el agua puede entrar y salir libremente de tus mechones porosos, se evaporará en cuestión de horas y dejará tu pelo crujiente.

Cómo prevenir el pelo crujiente

Ahora que sabes que el pelo crujiente se debe casi siempre a la falta de agua, el siguiente paso es aprender qué puedes hacer para combatirlo. Los siguientes consejos y trucos te ayudarán a prevenir el pelo crujiente y a mantener tu pelo suave al tacto.

Lávate el pelo con menos frecuencia

Lavarse el pelo en exceso o utilizar limpiadores agresivos le quitará a tu pelo la humedad necesaria y lo dejará seco y crujiente. Asegúrate de que tu día de lavado no hace más daño que bien, y cambia a un champú suave e hidratante que no elimine los aceites naturales de tu cabello.

Intenta alargar el tiempo entre los días de lavado y sólo lávate el pelo cuando sea necesario. También puede ser beneficioso cambiar de vez en cuando tu champú habitual por un co-lavado o un acondicionador clarificante.

Evita los peinados con calor

Las herramientas de peinado con calor, como las planchas, los rizadores o las varillas, y los secadores, dañan las hebras y provocan roturas. Si tienes el pelo seco, intenta no peinarte con calor más de una o dos veces por semana.

En su lugar, deja que el pelo se seque al aire y opta por métodos de peinado sin calor. Si tienes que usar calor, mantén la temperatura lo más baja posible y usa siempre un protector térmico de antemano.

Protege tu pelo antes de nadar

¿Tienes el pelo crujiente después de nadar? Si es así, puede ser una señal de que el agua es la culpable. Tanto la sal como el agua clorada resecan las hebras, así que toma medidas de protección antes del baño.

¿Buscas algunas sugerencias? He aquí algunas formas de proteger tu pelo contra la sal y el agua clorada:

  • Empapa tu pelo con agua fresca.
  • Usa un gorro de baño.
  • Aplica acondicionador a tu pelo.

Acude a un salón de belleza para realizar tratamientos químicos

Los tratamientos químicos, como la decoloración, los relajantes y los tintes, son increíblemente perjudiciales cuando se utilizan mal. Aunque el hecho de que un profesional te arregle el pelo no eliminará el daño por completo, reducirá la cantidad a la que te enfrentas.

Los estilistas tienen acceso a tratamientos de mayor calidad y reciben una amplia formación sobre las mejores formas de utilizarlos. También tienen acceso a los reparadores de la unión y a otros aditivos que ayudan a minimizar los daños del tratamiento químico.

3 formas de arreglar el pelo crujiente

Dado que estás aquí, es probable que estés buscando soluciones que puedas utilizar para arreglar el pelo crujiente. Aquí tienes tres de nuestros principales consejos que puedes utilizar para conseguir un pelo más suave hoy mismo.

Utiliza un tratamiento clarificante

La acumulación de productos es una de las causas más frecuentes del pelo crujiente. Los ingredientes resistentes, como las siliconas no solubles, se adhieren a tu pelo con tanta fuerza que el champú normal no puede eliminarlos.

Si tu pelo está crujiente debido a la acumulación de productos, un tratamiento clarificante mensual te ayudará a eliminar los residuos y a dar a tus hebras un nuevo comienzo. Los champús clarificantes resecan, así que sigue cada tratamiento con un acondicionador profundo nutritivo.

Hidrata tu pelo

Los mechones crujientes suelen ser un signo de desequilibrio de hidratación. ¿Quieres saber si tu pelo está seco? Coge un mechón seco e intenta estirarlo. Si se rompe enseguida, necesitas incorporar más agua a tu rutina de cuidado del cabello.

Intenta usar más cremas, aceites o lociones hidratantes y empieza a hacer tratamientos semanales de acondicionamiento profundo. También deberías tener a mano una botella de spray llena de agua.

Los emolientes, como las cremas y aceites pesados, en realidad no hidratan el pelo. En cambio, sellan la humedad dentro de tus hebras. No pueden retener lo que no hay, así que rociar el pelo con agua antes de aplicar el producto te ayudará a contrarrestar la sequedad del cabello.

Hazte un recorte

Aunque algunos productos pueden reparar temporalmente el cabello dañado, un recorte es la única forma de eliminarlo de forma permanente. Esto es especialmente cierto si tu pelo crujiente se nota más en las puntas.

Para mantener tu pelo sano y fluido, acude a la peluquería para un recorte.

Debes tratar las roturas y las puntas abiertas con antelación, o pueden subir por tus mechones y arruinar el resto de tu cabello. Una vez que hayas cortado las partes dañadas, sigue nuestros consejos para prevenir el pelo crujiente y evitar que vuelva a aparecer.

Cuándo acudir a un estilista profesional

Aunque la mayoría de la gente puede tratar con éxito su pelo crujiente en casa, hay algunos signos que indican que tu pelo necesita ayuda profesional.

Debes acudir a un estilista si tu pelo se rompe a un ritmo extremo, cambia de textura de la noche a la mañana o no responde a ninguno de tus esfuerzos de corrección. Un estilista experimentado puede ayudarte a frenar el pelo crujiente para que puedas disfrutar de una corona más suave y mejor nutrida.

El paso más importante para arreglar el pelo crujiente es prestar atención a tu régimen actual de cuidado del cabello. Busca formas de mejorarlo, y evita cualquier cosa que deje tu pelo seco, crujiente o quebradizo.

Esperamos que este artículo te haya ayudado a identificar la causa de tu pelo crujiente y te haya proporcionado todas las herramientas que necesitas para solucionarlo.

Deja un comentario