Transición a las canas con mechas: Guía DIY (Hazlo tu misma)

¿Cómo debes hacer la transición a las canas? Algunas personas van a por todas y dejan que sus canas crezcan libremente, abrazando su melena gris y su aspecto.

Estilista recorta las puntas del cabello de una chica después de ponerle las mechas.

Otras se hacen mechas estratégicas en el pelo para que sea más fácil de ver mientras pasan por la «transición a las canas». Si la segunda opción te parece mejor, este artículo te será súper útil.

En él, hablaremos de todo lo que necesitas saber sobre el uso de mechas para la transición a las canas, incluido el proceso de matización, los pros y los contras, lo que debes y lo que no debes hacer, ¡y mucho más!

La transición a las canas con mechas es una gran elección

Una de las mejores cosas de las mechas es que, cuando se hacen bien, suavizan la línea de demarcación que se produce cuando crecen las canas. También te dan el control sobre el proceso de encanecimiento, lo que te permite suavizarlo.

Si no quieres teñir tus canas ni andar con las raíces grises, las mechas son una forma ideal de facilitar el proceso. Y como ventaja, las mechas pueden añadir mucha profundidad y dimensión a tu pelo, haciéndote parecer más vibrante y juvenil.

¿Qué implican las mechas?

Ya sea en casa o en el salón de belleza, las mechas suelen consistir en aplicar el aclarador al cabello en tiras o secciones. Luego se deja que el aclarador se procese antes de aclararlo.

Si después del proceso de aclarado hay algún tono amarillo antiestético, el siguiente paso lógico es el de la tonificación. Después, se aplica un tinte gris para darle el tono final.

Tipos de mechas que hay que tener en cuenta para la transición a las canas

Hay varios tipos de mechas que puedes considerar al hacer la transición a las canas. Los trataremos en la siguiente lista.

  • Mechas gruesas: Las mechas gruesas se aplican en grandes secciones con láminas para conseguir un aspecto muy impactante. Este tipo de mechas es mejor para quienes tienen muchas canas naturales y quieren causar un gran impacto.
  • Mechas balayage: Las mechas balayage se aplican de forma más natural; el aclarador se aplica a mano y no hay láminas. Estas mechas son las mejores para quienes quieren un aspecto general sutil.
  • Mechas Ombre: Las mechas Ombre se aplican en gradiente, con el color más claro en las puntas. Es un tipo de mechas muy moderno que gusta a la gente de todo el mundo.
  • Mechas babylights: Las babylights son mechas superfinas aplicadas en todo el cabello. Este tipo de mechas es adecuado para quienes no tienen muchas canas y quieren una transición de aspecto natural a las canas.

El tipo de mechas que elijas dependerá en última instancia de ti y del resultado final que quieras conseguir.

Antes de ponerte mechas en casa

Si estás pensando en hacer la transición a las canas mediante mechas, quizá te preguntes si puedes hacerlo en casa. La buena noticia es que es posible hacerse mechas en casa.

Sin embargo, debes tener en cuenta algunas cosas antes de empezar.

  • Hacer mechas en casa no es fácil. Es importante recordar que las mechas pueden ser un poco complicadas. Si no tienes cuidado, puedes acabar con resultados que no te satisfagan. También debes saber que conseguir un resultado de mechas de aspecto profesional en casa es raro. Si esperas conseguir unas mechas de calidad de salón, es mejor que se lo dejes a los profesionales. Sin embargo, si te parece bien que los resultados no sean 100% perfectos, hacer las mechas en casa puede ser una gran opción.
  • Las mechas llevan su tiempo. Desde el principio hasta el final, las mechas pueden durar 3 horas o más, aunque esto puede variar en función de la longitud y el grosor de tu cabello. También depende de quién haga la aclaración. Si lo haces tú misma, espera estar un buen rato en ello.
  • Las mechas tienen una curva de aprendizaje. Si eres nueva en esto de las mechas, no te lances de cabeza. Si te equivocas, puedes acabar en la silla de un estilista para un servicio de corrección del color. Por eso, es una buena idea practicar en una pequeña sección de cabello antes de lanzarte a por todas. Esto te dará una idea de tus resultados y la oportunidad de arreglar los pequeños problemas antes de que se conviertan en grandes.

Cómo iluminar el pelo canoso: paso a paso

Ahora ya tienes un conocimiento sólido del proceso de matización y de cómo puede ayudarte en la transición a las canas con el tiempo. Así que vamos a entrar en cómo hacer mechas en casa para el pelo canoso.

Asegúrate de leer todos los pasos para no perderte nada importante. Entremos en los pasos a continuación.

Paso 1: Planifica cómo vas a hacerte las mechas

Dependiendo del patrón de encanecimiento actual de tu pelo, un tipo de mechas puede funcionarte mejor que otro.

  • Para unas canas mínimas: Empieza haciendo mechas a lo largo de la línea del cabello. Esto tiene un efecto de enmarcado de la cara para un aspecto agradable y juvenil. Cuando las canas empiecen a ser más prominentes, puedes añadir mechas en el resto del cabello. Esto te ayudará a mezclar las canas con las mechas y te dará un aspecto más natural.
  • Para muchas canas: Tiñe todo tu pelo de gris y añade mechas estratégicas para darle cierta dimensión. Cuando tus canas naturales empiecen a aparecer, puedes volver atrás y hacer mechas si es necesario. Esto hace que la transición sea perfecta, con un mínimo de días malos para el cabello.
  • Para las canas esporádicas, las mechas Babylights son tu mejor opción. Son sutiles, pero proporcionan un efecto de camuflaje para ayudar a que tus canas se mezclen mientras crecen.

Paso 2: Reúne tus materiales

La mayoría de la gente se hace mechas en casa con un kit de mechas en caja. Estos kits tienen todo lo que necesitas para hacer el trabajo, incluido el color, el revelador, un cepillo aplicador y las instrucciones.

Si quieres aclarar tu cabello unos cuantos tonos o añadir mechas sutiles, un kit de mechas en caja es una buena opción.

Sin embargo, si buscas un cambio más drástico, puede que tengas que invertir en los siguientes suministros por separado y mezclar tu propio brebaje.

En ese caso, necesitarás:

  • Decolorante y revelador: Recomendamos utilizar un revelador de 20 o 30 volúmenes con tu decolorante. El de 20 volúmenes funcionará para las personas con el pelo castaño claro o más claro, y el de 30 volúmenes te ayudará a pasar de negro o castaño oscuro a gris.
  • Tóner: El tóner debe utilizarse para neutralizar los tonos amarillos no deseados de tu pelo y crear un aspecto más consistente. Tienes un par de opciones a la hora de tonificar. Puedes utilizar un acondicionador tonificante o un tonificador químico diseñado para ser utilizado con el revelador. Cualquiera de las dos opciones utiliza pigmentos morados para anular los tonos amarillos de tu pelo. Pero después de haber sometido tu pelo a la decoloración, te recomendamos que utilices un acondicionador tonificante frente a un tonificador químico. El acondicionador será mucho más suave para tus hebras.
  • Tinte de canas: Tendrás que aplicar un tinte semipermanente sobre las secciones aclaradas para conseguir el color de canas que deseas. Asegúrate de que el gris que elijas se acerque a tu color gris natural. De lo contrario, cuando aparezcan tus canas naturales, se notarán mucho. Puedes elegir el color de canas que desees si no te importan las continuas sesiones de coloración.
  • Un cuenco y un cepillo para aplicar la decoloración/coloración: Puedes utilizar un cuenco de plástico normal de tu cocina o invertir en un cuenco de mezcla real hecho específicamente para la coloración del cabello. Una vez que pongas productos químicos en uno de tus cuencos, no vuelvas a utilizarlo para comer. En cuanto al cepillo, querrás utilizar un cepillo aplicador diseñado para mechas. Estos cepillos tienen cerdas rígidas que ayudan a distribuir uniformemente el color.
  • Clips: Los necesitarás para mantener apartadas las secciones de cabello en las que no estés trabajando.
  • Una capa o toalla vieja: ¡No querrás manchas de lejía o de color de pelo en tu ropa!
  • Una camiseta vieja que no te importe que se estropee: Es necesaria por si tu toalla/capa no recoge todo el desorden.

Paso 3: Prepara tu espacio

Ahora que tienes todos los materiales, es el momento de preparar tu espacio. Elige una zona bien ventilada de tu casa donde puedas trabajar sin distracciones.

Si vas a hacer tus mechas en el baño, abre la ventana y enciende el ventilador. Coloca una toalla vieja o un periódico para proteger las superficies de las salpicaduras de lejía, tóner o tinte.

Paso 4: Examina y prepara tu pelo

Antes de empezar el proceso de matización, tienes que preparar tu pelo. Aquí tienes algunos pasos preparatorios que no debes saltarte:

En primer lugar, asegúrate de que tu pelo está libre de residuos y acumulaciones que puedan afectar al proceso de coloración. Si no está lo suficientemente limpio, debes lavarte el pelo con champú y esperar al menos 48 horas para teñirlo.

Si han pasado más de 48 horas y tu pelo no está visiblemente sucio, puedes seguir con el proceso de decoloración.

En segundo lugar, si vas a utilizar decoloración, tendrás que asegurarte de que tu pelo está lo suficientemente sano como para soportar los productos químicos. Si tu pelo está dañado o demasiado seco, es más probable que se convierta en papilla durante el proceso de decoloración.

Para comprobar la salud de tu cabello, haz una prueba de mechón decolorando una pequeña sección de cabello.

Si tu pelo se rompe o se siente excesivamente seco y quebradizo después de la prueba del mechón, no está lo suficientemente sano como para ser decolorado. En ese caso, debes esperar a que tu pelo se haya recuperado antes de proceder.

En tercer lugar, tras comprobar que tu pelo está bien, es hora de empezar a seccionarlo. Querrás empezar dividiendo tu pelo en cuatro cuadrantes.

Si tienes el pelo más corto, puede que tengas que hacer más secciones. A continuación, utiliza gomas para separar cada sección en subsecciones más pequeñas. En estas subsecciones es donde aplicarás la decoloración.

El número de subsecciones que necesites dependerá del grosor de tu pelo y de la cantidad de mechas que quieras. Te aconsejamos que elijas las secciones que vas a matizar en función de la cantidad de canas que tengas de forma natural.

Si tienes muchas canas, necesitarás resaltar bastantes secciones. Si no tienes muchas canas, no necesitas hacer muchas mechas, y las que hagas deben ser pequeñas.

Paso 5: Hazte mechas en el pelo

Con el pelo preparado y listo para salir, es hora de empezar a hacer mechas. Si utilizas decolorante o aclarador de caja, sigue cuidadosamente las instrucciones del envase.

Si vas a mezclar tu propia lejía, mezcla 1 parte de lejía por 2 de revelador en tu bol de plástico.

Empieza aplicando la lejía en los medios y los extremos de las subdivisiones que has creado. Luego, vuelve a trabajar la decoloración hacia las raíces del cabello.

Utiliza láminas para mantener esas secciones separadas del resto del cabello.

Para ello, sostendrás el trozo de lámina debajo de la sección de cabello, cepillarás la decoloración y luego cerrarás la lámina y doblarás la mitad inferior hacia arriba. Después de aplicar la decoloración, déjala reposar durante 30 minutos o según las instrucciones del envase de la decoloración.

Una vez transcurrido el tiempo previsto, aclara la lejía con agua fría.

Paso 6 (opcional): Tonificar el latón

Después de aclarar la lejía, es posible que notes un tinte amarillo en tus mechones. Dejar los trozos resaltados de color amarillo puede hacer que tu pelo gris parezca más cálido de lo que te gustaría.

Si tu pelo tiene un aspecto cobrizo, da el paso opcional de atenuar el tono cobrizo. Sólo tienes que aplicar el acondicionador tonificante a tu cabello húmedo, peinarlo y esperar el tiempo indicado en el envase. Luego aclara bien y pasa al último paso.

Paso 7: Tiñe tu pelo de gris

Termina tu look con un poco de tinte para canas. Los tintes semipermanentes pueden añadir un tinte gris a tu pelo sin el compromiso ni el riesgo de daño que conlleva el tinte permanente. El proceso es sencillo:

  • Aplica el tinte a tu pelo con mechas utilizando un cepillo de tinte o tus dedos. Asegúrate de aplicarlo de manera uniforme y evita que entre en contacto con el cuero cabelludo.
  • Deja que el tinte se asiente durante 10-15 minutos o más si eso es lo que sugieren las instrucciones del paquete.
    Aclara bien el pelo con agua fría.
  • Sigue con un acondicionador profundo para revitalizar tus hebras. El proceso de las mechas puede hacerles mucho daño.

Los tintes semipermanentes suelen durar hasta 6 semanas. Así que puedes cambiar de look después de ese tiempo sin tener que usar productos de eliminación de colorantes potencialmente agresivos.

Si no consigues el tono de gris adecuado la primera vez, te alegrarás de haber utilizado el tinte semipermanente.

Pros y contras de la transición a las canas con mechas

Las mechas tienen una serie de ventajas e inconvenientes que debes conocer antes de lanzarte a ellas. Sigue leyendo para conocer todos los beneficios e inconvenientes del proceso.

Pros

  • Mezcla: Como se ha mencionado anteriormente, las mechas pueden utilizarse para mezclar tu color de pelo actual con tus canas naturales en lugar de dejar que crezcan con una línea de demarcación obvia. Esto puede ser especialmente útil para quienes dudan en hacer el cambio a las canas.
  • Profundidad y dimensión: Las mechas añaden una capa de dimensión al cabello, lo que añade un interés instantáneo que hace que los demás se queden boquiabiertos.
  • Facilidad de uso: Las mechas son una de las formas más fáciles de aclarar el pelo en casa. Sólo tienes que seguir las instrucciones de este artículo.

Contras

  • Mayor mantenimiento: Las mechas requieren retoques regulares para mantener su aspecto, lo que puede suponer un poco más de trabajo del que algunas personas están dispuestas a realizar.
  • Riesgo de daños: Si no se hacen correctamente, las mechas pueden dañar el tallo del pelo, lo que puede provocar roturas y otros problemas en el futuro.

Qué hacer y qué no hacer en la transición a las canas

He aquí algunos consejos sobre lo que hay que hacer y lo que no hay que hacer al matizar el pelo para la transición a las canas:

  • Elige un color de pelo rubio claro o plateado para tus mechas. Esto ayudará a que tu pelo tenga un aspecto natural durante la transición a las canas (es decir, a mezclar las canas).
  • No hagas demasiadas mechas. Esto puede hacer que tu pelo parezca artificial y como si te hubieras esforzado demasiado en encanecer.
  • Ten cuidado con el lugar donde colocas las mechas y su grosor. Unas mechas mal colocadas resaltarán como un pulgar dolorido. Si no estás segura de dónde colocar las mechas, mira algunos vídeos de mechas para hacerte una idea de dónde deben colocarse. También debes ser conservador en cuanto al grosor de las mechas, ya que las gruesas pueden resultar fácilmente abrumadoras. Siempre puedes volver atrás y resaltar más parte de tu cabello si es necesario.
  • No te olvides del mantenimiento. Tendrás que renovar tus mechas cada pocos meses para que sigan teniendo un aspecto fresco.

Así que ahí lo tienes: todo lo que necesitas saber para la transición a las canas con mechas. Con un poco de paciencia, instrucciones específicas y los productos adecuados, ¡estarás luciendo tu nuevo look en un abrir y cerrar de ojos!

Esperamos que este artículo te haya ayudado a entender el proceso de las mechas como transición a las canas, y te deseamos lo mejor en tu nuevo viaje hacia las canas.

Deja un comentario